Tel Aviv: la moderna ciudad de Oriente Medio que nunca se detiene

Como dice el dicho: “mientras Jerusalén reza, Tel Aviv se divierte”. Y Tel Aviv es claramente una excepción en Oriente Medio: con una de las mejores vidas nocturnas del mundo, una gran tolerancia no importa cual sea tu estilo o preferencia sexual, y una impresionante playa mediterránea, esta ciudad en constante movimiento no tiene igual. ¡Echa un vistazo a lo que este increíble destino tiene para ofrecer!


Cómo llegar

 

Mi viaje de dos semanas por Israel y Jordania comenzó en Tel Aviv. Si llegas desde otro país, lo más probable es que aterrices en el Aeropuerto Ben-Gurion, el cual lleva el nombre del primer presidente de Israel y que se encuentra a unos 30km de Tel Aviv.

Llegar al centro no podría ser más fácil: los trenes salen del exterior de la terminal cada pocos minutos y te dejarán en la ciudad en menos de una hora, y también hay varias de opciones para llegar en autobús. También es posible ir en taxi, los cuales tienen una tarifa fija dependiendo de a dónde te dirijas y que puedes comprobar en una maquinita al lado del estacionamiento, sin embargo, los precios son bastante más elevados en comparación con el transporte público. No esperes pagar menos de 150 shekels (approx. €38) por el viaje. 

Yo decidí tomar el tren hasta Tel Aviv y desde allí un taxi a mi hostal, ya que aterricé bastante tarde y el transporte público no era muy frecuente. En total, me gasté unos 15€, pero si tomas el bus desde la estación de tren hasta tu alojamiento, el viaje completo no debería llegar a los 5€.

 

Tel Aviv

 

Tel Aviv es una ciudad bastante nueva, fundada solamente en 1909 cuando varias familias dividieron unos terrenos justo a las afueras de la ciudad árabe de Yafo, creando un nuevo barrio para el creciente número de familias judías que estaban llegando a Israel. 

La ciudad creció considerablemente durante la Segunda Aliá, cuando miles de judíos europeos de clase media emigraron a Israel y comenzaron a crear un barrio moderno que les recordase a los que habían dejado atrás en sus países de origen. Hoy en día, Tel Aviv es la segunda mayor ciudad de Israel y una de las metrópolis más cosmopolitas y modernas de Oriente Medio.

Mi primer encuentro con Tel Aviv fue el Bulevar Rothschild, una de las principales calles de Tel Aviv que va desde Neve Tzedek en el sur hasta el Teatro Habima en el norte. Muchas de las atracciones turísticas de la ciudad se encuentran en esta calle 

 

Bulevar Rothschild 

 

El bulevar está flanqueado por árboles y jardines, con un carril para peatones y ciclistas en el medio. Aunque mi visita fue por la mañana, la calle ya estaba llena de gente haciendo footing, montando en bicicleta y paseando a sus perros. Tel Aviv realmente se preocupa por el bienestar de sus habitantes, y eso se nota en cuanto sales a la calle. El bulevar me pareció el lugar perfecto para pasear mientras te familiarizas con la ciudad. 

Justo al lado del Bulevar Rothschild, girando en dirección a la Calle Allenby se encuentra la Gran Sinagoga. Completada en 1926, hoy en día se encuentra en pleno centro financiero de Tel Aviv. 

 
Entrada principal de la Gran Sinagoga

Entrada principal de la Gran Sinagoga

 

Al principio, cuando llegué, me decepcioné bastante por el exterior austero. Sin embargo, tras pagar una pequeña donación de 2€ para entrar, me alegré bastante de visitar el exterior.

El interior es bastante diferente: la enorme cúpula y la iluminación son mucho más impresionantes, y también puedes encontrar vidrieras que son una réplica de las ventanas de las sinagogas que fueron destruidas durante el Holocausto en diferentes países europeos.

 

Interior de la Gran Sinagoga

 

Mi siguiente parada fue el Salón de la Independencia, el lugar de nacimiento del Estado de Israel. Tuve la suerte de visitar Israel durante el Día de la Independencia, por lo que pude disfrutar de una visita guiada del salón bastante educativa, la cual estaba incluida en la entrada de 24 shekels (approx. 6€).

A las 4pm del viernes 14 de mayo de 1948, ocho horas antes de que terminase el Mandato Británico de Palestina, miembros del Consejo de Estado Provisional y del Gobierno Provisional, así como líderes de la comunidad judía en Eretz Israel, se unieron en este salón.

 

Salón de la Independencia

 

Alrededor de 350 personas se congregaron para escuchar cómo David Ben-Gurion, presidente del Gobierno Provisional y de la Organización Sionista Mundial declaraba la fundación del Estado de Israel. 

Al concluir la lectura de la Declaración de Independencia, Rabbi Yehuda Leib Maimon, líder del movimiento Mizrahi, recitó la bendición de She'Hecheyanu, seguida de la firma de la Declaración de Independencia por los miembros del Consejo de Estado Provisional y el Gobierno Provisional. La ceremonia terminó con la entonación del himno nacional Ha'tikvah, y oficialmente, había nacido el Estado de Israel.

Al final de la visita escuchamos la grabación original de la declaración de independencia, seguida del himno nacional de Israel, momento en el que todo el mundo se levantó y comenzaron a cantar juntos. Fue un momento muy especial, y el hecho de que la visita tuviese lugar durante las celebraciones del 69 aniversario de la creación del Estado de Israel lo hizo incluso más emocionante.

 

Micrófonos usados para anunciar la creación del Estado de Israel 

 

Tras visitar el Salón de la Independencia, continué caminando hacia Neve Tzedek y Florentin, dos barrios que se encuentran en el sudoeste de Tel Aviv. 

Neve Tzedek fue el primer barrio construido fuera de la antigua ciudad portuaria de Jaffa, por lo que técnicamente, es el origen de la Tel Aviv moderna. El barrio de Florentin se creó casi al mismo tiempo. 

Los barrios estuvieron descuidados durante años, convirtiéndolos en una de las áreas a evitar, sin embargo, desde la década de 1980 se han convertido en uno de lo distritos más modernos de la ciudad, mezclando las tradicionales y estrechas calles con arquitectura moderna e increíbles ejemplos de arte callejero. 

 

Arte callejero en Florentin

Graffiti en contra de la ocupación de Palestina

"El arte es una mentira que nos hace ver la verdad"

"Las ardillas"

"Si miras al pasado, tienes un refugiado en tu familia..."

 

Dejando atrás Neve Tzedek y caminando hacia puerto, me detuve en la Mezquita de Bek Hassan. Construida en 1916 por el gobernador de Jaffa, una ciudad árabe que hoy en día es parte del área metropolitana de Tel Aviv-Yafo, este edificio siempre ha tenido una gran importancia para la población árabe de Jaffa. 

La mezquita ha estado constantemente rodeada de controversia en el conflicto árabe-israelí, desde los tiempos del Mandato Británico hasta nuestros días. Durante la Guerra de 1948, el minarete de la mezquita se utilizó con frecuencia por francotiradores árabes para disparar a transeúntes judíos.

El último episodio de conflicto tuvo lugar tan solo en 2001 durante la Segunda Intifada, cuando un terrorista suicida de Hamás mató a 21 israelíes no muy lejos. Manifestantes enfurecidos asaltaron y atacaron la mezquita, ya que se sospechaba que el terrorista podría haber tomado asilo en el interior.

 

Mezquita de Hassan Bek

 

En 2003, la UNESCO inscribió la Ciudad Blanca de Tel Aviv en la lista de Patrimonio de la Humanidad.

La Ciudad Blanca es un conjunto de más de 4000 edificios que se construyeron en una forma única de estilo Bauhaus, basados en el plano urbano de Sir Patrick Geddes durante el Mandato Británico de Palestina. La Ciudad Blanca de Tel Aviv representa el movimiento modernista de arquitectura que se desarrolló en Europa durante el siglo XX.

 

Ejemplo de un edificio de la Ciudad Blanca

 

Mientras caminaba en busca de más ejemplos de edificios Bauhaus, me topé con una de mis partes favoritas y más animadas de Tel Aviv, el Mercado del Carmel.

El Mercado del Carmel es el mayor y mas abarrotado de la ciudad; se trata de un lugar increíblemente vibrante donde puedes encontrar cualquier cosa que te imagines: comida y frutas locales, zumos recién exprimidos, música, ropa, electrónica... de todo! 

 

Mercado del Carmel

 

¡En cuanto entré al mercado comencé a darme cuenta de que estaba en Oriente Medio! Un gran contraste en comparación con el aire moderno de Tel Aviv. 

El mercado abrió en 1920, tan solo unos años después de la fundación de la ciudad. Si quieres probar algunas de las exquisiteces locales, en la parte baja del mercado puedes encontrar la mejor comida callejera de Tel Aviv. 

 

Puesto de fruta en el Mercado del Carmel

 

En la parte norte del mercado se encuentra la Plaza Magen David (Estrella de David), el cruce de las calles Allenby, Rey Jorge, Sheinkin, Hacarmel y Nachlat Binyamin. 

La plaza recibió este nombre en los años 30 debido a las 6 calles que emergían de ella en la época, asimilándose al hexagrama de la Estrella de David. La plaza fue testigo de grandes celebraciones tras el anuncio del plan de las Naciones Unidas para la partición de Palestina y la decisión de crear el Estado de Israel. 

 

Plaza Magen David

 

El resto del día lo pasé disfrutando de la parte más destacable de Tel Aviv: su increíble playa

Extendiéndose por kilómetros en el lado occidental de la ciudad, la playa constituye una parte esencial del estilo de vida de Tel Aviv. 

 

Playa de Tel Aviv

 

La playa se divide en diferentes secciones para todo tipo de públicos: familias con niños tomando el sol y disfrutando el agua cálida del Mediterráneo, surferos, jóvenes jugando al volley, locales y turistas haciendo footing y mostrando sus cuerpos esculpidos, playas gays... ¡no hay espacio para los prejuicios en Tel Aviv!

De echo, Tel Aviv es una de las ciudades más abiertas del Oriente Medio, y se podría decir incluso del mundo. La ciudad fue elegida como la ciudad más tolerante hacia el colectivo LGTB del Oriente Medio (aunque, para ser honestos, ¡no se quiénes serían los otros contendientes!), hay numerosos barrios alternativos para los hipsters locales, e incluso Tel Aviv ha sido elegida la ciudad vegetariana mundial. 

 

Jugadores de volley en la playa de Tel Aviv

Vistas de la playa de Tel Aviv con Jaffa al fondo

Sillas gigantes en la playa de Tel Aviv

 

Las vistas del atardecer desde la playa fueron la forma perfecta para terminar mi primer día en Tel Aviv. Al día siguiente iría a explorar la ciudad de Jaffa, una bonita ciudad árabe portuaria y la parte más antigua de la región de Tel Aviv-Yafo. 

 

Dónde...

Comer en tel-aviv

Hay incontables opciones para comer en Tel Aviv, pero si quieres experimentar la comida local con precios bajos, no te pierdas la comida callejera alrededor del Mercado del Carmel.

Sin embargo, mi recomendación personal es Miznon. Situado en la Calle Rey Jorge 30, este pequeño restaurante ofrece una atmósfera increíble y unas de los mejores pan de pita rellenos de la ciudad. Puedes añadirle prácticamente todo lo que quieras: verduras, pollo o carne, ¡tú eliges! Les pedí la mejor que tuvieran y claramente no me decepcionaron. 

dormir en tel-aviv

Si estás buscando el alojamiento perfecto en Tel Aviv, ese tiene que ser elAbraham Hostel.

El ambiente del Abraham Hostel es con diferencia uno de los mejores de Israel, y me atrevería a decir del mundo. Con cuartos tanto compartidos como privados, todos incluyendo baño en el interior y un desayuno increíble, mi experiencia en Israel no hubiera sido la misma si no me hubiera quedado en el Abraham Hostel.

También ofrecen visitas y actividades diarias en el bar y la terraza, lo cual es perfecto tanto si viajas solo como si viajas en un grupo grande. En este hostal encontré un poco de todo: desde mochileros jóvenes en la veintena a viajeros más experimentados; Abraham Hostel Tel Aviv tenía algo que ofrecer a todo el mundo.

Elegí esta cadena de hostales durante toda mi estancia enIsrael y también reservé varias visitas con ellos, y fue la mejor elección que pude haber hecho.

Booking.com

Vídeo - Viaje a Tel Aviv

 
 

¿Te gusta? ¡Guárdalo en Pinterest!