Visita de un día al Mar de Galilea y los Altos del Golán desde Nazaret

El norte de Israel es una región de una alta relevancia religiosa, histórica y política. Durante mi estancia en Nazaret, dediqué un día a visitar los principales sitios alrededor del Mar de Galilea, incluyendo Cafarnaúm, un antiguo pueblo pesquero donde vivió Jesús; el Monte de las Beatitudes, el lugar bíblico donde tuvo lugar el sermón del monte; la Reserva Natural de Banias y sus hermosas cascadas; así como el Monte Bental en la región disputada de los Altos del Golán, con vistas de la frontera Siria y la línea de demarcación creada después de que la región fuese anexionada por Israel durante la Guerra de los Seis Días en 1967. ¡Descubre cómo fue mi experiencia hablando sobre el conflicto en la zona con un soldado de las Naciones Unidas!


Cómo visitar

El área alrededor del Mar de Galilea y los Altos del Golán tiene demasiados lugares de importancia como para poder organizar una visita de un día usando transporte público. Como yo no conduzco y no podía alquilar un coche, decidí tomar la visita al Mar de Galilea y los Altos del Golán desde Nazaret en inglés con Abraham Tours

El tour fue una opción fantástica para cubrir todo lo posible de la región sin complicaciones. La visita comienza a las 7:15am en el Pozo de María en Nazaret, tan solo unos minutos a pie del Fauzi Azar Inn donde me estaba alojando.

Debo mencionar que el tour no es una visita guiada; Abraham Tours proporciona el transporte y un conductor que da información general sobre los lugares a visitar, sin embargo, la mayoría del viaje es independiente y tendrás tiempo libre para explorar los diferentes lugares incluidos en la visita. 

La verdad que me pareció perfecto, ya que estaba libre para deambular por mi cuenta sin tener que seguir a un grupo. Abraham Tours tiene una aplicación que puedes descargar en tu teléfono y que ofrece un montón de información sobre cada parada para que puedas leerla a tu propio ritmo mientras estás realizando la visita o mientras vas en el autobús. 

Tras montarnos en el autobús y conocer a mis compañeros de viaje, la mayoría de los cuales también se quedaban en el Fauzi Azar Inn y ya había conocido la noche anterior, nos dirigimos hacia Cafarnaúm, localizado a más o menos una hora de Nazaret. 


Cafarnaúm

 

Ninguna otra ciudad aparte de Jerusalén se menciona tantas veces en los evangelios como Cafarnaúm. Su importancia religiosa viene del hecho de que Jesús la hizo su ciudad: aquí eligió a Pedro y otros apóstoles, realizó numerosos milagros, y pronunció su discurso eucarístico en la sinagoga. 

Cafarnaúm se encuentra en la orilla noroccidental del Mar de Galilea, 16km al noreste de Tiberias y 5km al sureste de la parte norte del Rio Jordán. El nombre semítico original Kefar Nahum ("pueblo de Nahum") se conoce por la inscripción bizantina que se encontró en la sinagoga de Hamat-Gader, en algunos pasajes de la Mishná, e incluso en 13333 cuando el rabino Ishak Chelo visitó el yacimiento. 

 

Restos de las residencias del antiguo Cafarnaúm

 

Las ruinas cubren un área de aproximadamente 6ha, lo que sugiere una población de unas 1500 personas durante la máxima expansión de la ciudad. El centro del asentamiento, el cual revela planificación urbanística durante ese periodo de gran prosperidad, está marcado por la monumental sinagoga y la iglesia octogonal. 

La sinagoga, una de las más antiguas del mundo datada en el siglo IV-V a.C. está formada de cuatro partes: un área de rezo, el patio occidental, la balaustrada al sur y un pequeño cuarto al noroeste. La parte sur del edificio está orientada a Jerusalén. 

Por Cafernaúm cruzaba una vía imperial que llegaba a Damasco. Lo más probable es que la vía pasase por el lado norte de Cafernaúm, de hecho, a unos 100m al norte de la sinagoga y cerca de un monumental mausoleo Romano se encontró una piedra con el nombre del Emperador Adriano (comienzos del siglo II a.C.). Cafernaúm era también una ciudad fronteriza que recibía ingresos recaudando impuestos de aduana. Sus fuentes económicas adicionales era la pesca, la agricultura, la industria y el comercio. 

 

Sinagoga de Cafernaúm

 

También se menciona en los evangelios que Jesús dejó Nazaret para asentarse en Cafarnaúm (Mateo 4:12), la cual se convirtió en "su ciudad" (Mateo 9:1) y centro de su actividad mesiánica. 

De la comunidad de Cafarnaúm Jesús eligió a varios de sus apóstoles, bien de entre los pescadores (Pedro, Andrés, Jacobo y Juan) o publicanos (Mateo). Esto ha convertido a Cafarnaúm en uno de los principales centros de peregrinaje en la Tierra Santa, con miles de cristianos viajando de todas partes del mundo para visitar las ruinas de un lugar de tal importancia. 

Uno de los edificios más importantes en Cafarnaúm es la antigua casa de San Pedro. En el siglo V, una iglesia octogonal bizantina se construyó sobre las paredes de la casa de San Pedro, de la cual se pueden apreciar aún hoy el octágono central con ocho pilares. 

En 1990, un moderno memorial se construyó sobre las ruinas de la iglesia, también diseñado en forma octagonal.

 

Iglesia bizantina

lnterior del memorial

Memorial sobre la casa de San Pedro

 

Personalmente, el memorial me pareció un poco fuera de lugar en comparación con las ruinas de la antigua ciudad de Cafarnaúm.

Es verdad que la construcción se asimila bastante bien gracias a los materiales usados, los cuales tratan de reproducir el estilo y piedra del resto de las ruinas. El interior es también mucho más agradable que el exterior, y el vasto espacio da una sensación bastante especial de tranquilidad. Aún así, el edificio no me convenció del todo. Supongo que tiene sentido construir un lugar de culto mayor para la gran cantidad de peregrinos que visitan cada año, sin embargo, para mí, rompe con el encanto del lugar. 

Tras disfrutar de suficiente tiempo caminando por las ruinas e incluso descansando mientras observaba las vistas del Mar de Galilea, continuamos nuestra visita a otro lugar de gran importancia religiosa: el Monte de las Beatitudes.

 

Estatua de San Pedro con el Mar de Galilea al fondo


Monte de las Beatitudes

 

Mi próxima parada fue el Monte de las Beatitudes, lugar en el que se cree que Jesús pronunció su famoso sermón del monte:

Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados.
Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia.
Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos [...].
— Mateo 5-7

Se desconoce la ubicación exacta donde se pronunció el sermón, sin embargo, los peregrinos cristianos conmemoran este evento en la Iglesia de las Beatitudes.

 

Iglesia de las Beatitudes

 

La iglesia, construida en la colina de una montaña, tiene ocho lados que representan las ocho beatitudes. En el interior, el altar está rodeado por las siete virtudes: humildad, generosidad, castidad, paciencia, templanza, caridad y diligencia; representadas con mosaicos en el suelo.

En el exterior, la iglesia está rodeada por unos hermosos jardines que incluyen tres altares para facilitar la oración colectiva. Los jardines están muy bien cuidados y son perfectos para un paseo relajante.

 

Interior de la iglesia

Pintura del Sermón del monte

Jardines de la Iglesia de las Beatitudes


Reserva natural de Banias

 

Tras un poco de sobrecarga religiosa, paramos para disfrutar de una breve caminata a través de la increíble naturaleza israelí en la Reserva Natural de Banias.

 

Entrada a las cascadas de Banias

 

El manantial del Hermón surge a los pies del Monte Hermón, cuya cima se eleva a 2814 sobre el nivel del mar. Esta gigante montaña actúa como una esponja, absorbiendo la lluvia y la nieve que caen generosamente sobre ella. El agua se filtra por la piedra caliza hasta que emerge como un manantial a los pies de la montaña. 

Estos manantiales crean los arroyos de Dan, Hermón (Banias) y Senir (Hazbani), los cuales son el nacimiento del río Jordán y fueron declarados reserva natural en los años 60.

Tras apenas unos minutos de descenso desde el aparcamiento llegué al sendero suspendido: un camino a través del cañón de basalto sobre el manantial de Hermón que lleva hasta la impresionante cascada de Banias. ¡Podría haberme quedado contemplando por horas el agua cristalina que caía por el arroyo! 

 

Cascada de Banias

Vistas desde la Reserva Natural de Banias

Arroyo del Hermón


Bodega de Odem Mountain

 

Tras un descanso merecido para el almuerzo, continuamos a la Bodega Odem Mountain, una bodega familiar establecida en 2003 en el corazón de los Altos del Golán. Tuvimos la oportunidad de hacer una cata de vinos producidos por ellos mismos, y a pesar de que no me entusiasma el vino especialmente, tengo que admitir que lo disfruté bastante.

Fue increíblemente interesante aprender cómo se produce el vino kosher y probar su gran variedad de vinos: su vino insignia Alfasi, la marca Reserva Har Odem, y la marca Volcanic. ¡Con razón los exportan internacionalmente y han ganado numerosos premios, todos estaban deliciosos!

Sin duda disfrutarás de esta cata de vinos si te gusta tomar un vino de vez en cuando (¡o todos los días!). 

 

Vino Alfasi

Premios internacionales

Bodega Odem Mountain


Monte Bental

 

La próxima parada de mi visita fue sin duda al punto álgido del día, y me atrevería a decir uno de los momentos más interesantes de mi viaje a Israel.

Adentrándonos en los Altos del Golán, finalmente alcanzamos el Monte Bental.

 

Alambre en el Monte Bental

 

Los Altos del Golán han sido un área de conflicto durante décadas. Originalmente territorio sirio, dos tercios fueron capturados por Israel en 1968 durante la Guerra de los Seis Días, cuando se enfrentó a todos los estados vecinos: Siria, Egipto, Jordania, Líbano e incluso Irak. 

Hoy en día, la parte occidental de la región aún sigue administrada por Israel, mientras que el tercio oriental está administrado por Siria. Para poder mantener la paz, las Naciones Unidas establecieron una zona neutral en medio conocida como la línea púrpura. 

Desde la cima del Monte Bental se pueden apreciar ambos lados de la frontera, así como el territorio que la divide. 

 

Vistas desde el Monte Bental de la frontera entre Israel y Siria

 

Tras una pequeña caminata hasta lo alto de la montaña, la cual es un volcán dormido con una elevación de 1171 metros sobre el nivel del mar, llegué al punto de observación. 

Cuando alcanzas la cima, es fácil entender la posición estratégica del Monte Bental y por qué era esencial para Israel conquistar esta zona durante la guerra.

La vista panorámica del área les da una increíble ventaja en caso de ataque. Si Israel no hubiese conseguido conquistar la montaña, las tropas árabes hubieran podido rodearlos en la parte baja del valle y los resultados de la guerra hubieran sido muy diferentes. 

 

Punto de observación en el Monte Bental 

 

En 1973, durante la Guerra del Yom Kippur, una increíble batalla de David contra Goliat tuvo lugar en este mismo valle, cuando 150 tanques israelíes consiguieron frenar y vencer a más de 1600 tanques sirios. Desde entonces, la parte del valle donde tuvo lugar este evento se conoce como el valle de las lágrimas.

Hoy en día la zona es mucho más tranquila y los turistas pueden visitarla, pero los soldados de las Naciones Unidas aún vigilan el área. Al principio, cuando vi a los soldados, estaba un poco reticente a acercarme ya que parecían increíblemente concentrados mientras vigilaban el valle, sin embargo, me sorprendió bastante lo amistosos que eran en cuanto los turistas se acercaba a ellos. 

Fueron bastante amables contándonos en qué consistía su trabajo diario en el punto de observación, donde deben permanecer durante un año como parte de su misión. Aparentemente, su trabajo es bastante tranquilo a pesar de la guerra al otro lado de la frontera Siria. Han escuchado sobre algunas personas que han cruzado a Israel desde Siria, sin embargo, todo lo que pueden hacer es informar al ejercito israelí, ya que no pueden tomar acción militar.

 

Soldado de las Naciones Unidas vigilando el valle

 

Continuaron su explicación con lo peligroso que la línea de demarcación puede resultar para los locales, y cómo es casi imposible cruzar al otro lado de la frontera siria. Aparentemente, unos días antes vieron como un pastor druida perdió una pierna cuando pisó por accidente en una mina. 

Conversar con los soldados de las Naciones Unidas fue una experiencia muy reveladora sobre cómo es trabajar en una de las zonas más disputadas del mundo. También nos dieron su opinión sobre la guerra en Siria y cómo su fin parece bastante lejano.

Parece ser que hay más de 60 guerrillas luchando entre ellas en Siria, lo cual hace incluso más difícil encontrar una solución que complazca a todas ellas. Sin entrar en demasiados detalles, nos explicaron cómo hay demasiados intereses internacionales en la guerra que vienen de cargos políticos muy elevados, alejando el fin de la guerra en Siria de un futuro próximo.

 

Señal con la distancia entre el Monte Bental y algunas de las principales ciudades de Oriente Medio

 

A pesar de la dureza de la conversación con los soldados de las Naciones Unidas, no pude evitar volver al bus con una sonrisa en la cara tras un encuentro tan especial. ¡Definitivamente no me esperaba algo así al comienzo del día!

Durante el descenso, en las laderas de la montaña encontré unas esculturas bastante interesantes hechas con material militar. ¡No podía parar de tomarles fotos antes de montar en el bus!

 
Art Mount Bental Golan Heights Israel Syria

Mar de Galilea

 

Para terminar el día, paramos para tomar un baño en una playa del Mar de Galilea. ¡La forma perfecta de relajarse tras un día entero viajando en el calor!

Fue en el Mar de Galilea donde de acuerdo con el Nuevo Testamento Jesús realizó uno de sus milagros, cuando se presentó a sus discípulos caminando sobre las aguas. 

Yo no conseguí repetir el milagro, ¡pero las tranquilas aguas del mar eran bastante refrescantes! 

 

Mar de Galilea

 

Aunque el resto del grupo continuaría hacia Nazaret, el conductor del bus me paró por el camino para que pudiese tomar un bus directo a Jerusalén, la próxima parada de mi viaje. No había bus directo desde Nazaret a Jerusalén a esa hora del día, por lo que tendría que haber cambiado autobuses en Tel Aviv o Tiberíades, retrasando considerablemente mi viaje. Si tomas esta visita y quieres viajar después a Jerusalén, asegúrate de traer tu equipaje al tour y el conductor te parará sin problemas por el camino y te explicará cómo llegar hasta tu destino. 

Llegaría a Jerusalén tras unas 2h30m de viaje. En cuanto monté en el autobús, se me hizo evidente que estaba viajando a una parte de Israel más conservadora. En el bus, algunos de los judíos ortodoxos se mantuvieron en pie de arriba para abajo por el pasillo ya que todos los asientos libres eran al lado de una mujer. 

De acuerdo a la tradición ortodoxa, los hombres y las mujeres que no se conocen no se pueden sentar juntospara poder mantener la decencia. Pasó varias veces que algunos de los viajeros tuvieron que esperar hasta que quedó un asiento libre junto a un hombre antes de poder sentarse, o incluso les pidieron a algunas mujeres que se sentasen junto a otra mujer. A pesar de que no hablaba hebreo rápido entendí qué estaba ocurriendo, pero había bastantes turistas americanos muy confundidos con lo que estaba pasando. 

Al día siguiente comenzaría mi aventura en la ciudad antigua de Jerusalén, explorando uno de los lugares más fascinantes que he tenido el placer de visitar.

 

¿Te gusta? ¡Guárdalo en Pinterest!