Hebrón: una visita de doble narrativa a la ciudad más dividida de Oriente Medio

Hebrón, situada en Cisjordania, es la segunda ciudad más sagrada del judaísmo, así como una de las cuatro ciudades sagradas del Islam. Dividida desde 1997 en dos sectores, uno controlado por la Autoridad Palestina y el otro por Israel, Hebrón es una de las zonas más divididas y conflictivas del oriente medio.

Durante mi visita tuve la oportunidad de visitar ambos lados de la ciudad con una guía local que me contó su propia visión del conflicto: un colono judío en el lado israelí, y un guía palestino en el otro sector de la ciudad. ¡Descubre cómo que es vivir en la ciudad más problemática del conflicto israelí-palestino!


Cómo visitar Hebrón

 

Se puede acceder fácilmente a Hebrón en transporte público desde la estación central de autobuses de Jerusalén. El autobús 160 va directo a la zona de la ciudad controlada por Israel y cuesta solo 15,6 shekels por trayecto (aproximadamente € 3,7).

Si prefieres ir al lado palestino, puedes tomar el autobús 21 desde la estación de autobuses árabe localizada justo al lado de la puerta de Damasco, que te llevará a la estación de autobuses de Belén. Desde allí, será necesario tomar un taxi colectivo a Hebrón (Al-Khalil en árabe).

La historia y la situación actual de Hebrón es bastante compleja, y aunque es perfectamente seguro visitarla por tu cuenta, diría que es esencial visitarla con un guía local para comprender mejor el conflicto.

Si estás interesado en una visita guiada, el tour de doble narrativa de Hebrón organizado por Abraham Tours es, de lejos, la mejor opción. Saldrás de Jerusalén con un guía israelí que pasará toda la mañana contigo visitando la famosa Tumba de los Patriarcas y explicando la historia de la ciudad desde la perspectiva de un colono judío. El resto del día se pasa en el lado palestino, donde aprenderán sobre la difícil situación de los palestinos después de que Israel dividiese y ocupase la ciudad. Una experiencia conmovedora y al mismo tiempo impactante que nunca olvidaré.

Mi objetivo al escribir esta publicación no es expresar mis opiniones políticas personales; este post solo pretende ser un relato de lo que experimenté durante mi visita y lo que aprendí de mis guías: su visión del conflicto y sus historias personales.

 

Hebrón, H2 - El lado israelí

 

Al igual que en todass lass visitas con Abraham tours, salimos del Abraham Hostel en Jerusalén y nos dirigimos directamente a la estación de autobuses. Nuestro primer guía del día, Gabriel, era un ciudadano israelí que se había asentado en la ciudad de Hebrón. Nos mostró durante toda la mañana la zona de la ciudad controlada por los israelíes.

Una vez en la estación de autobuses, nos montamos en el autobús a prueba de balas que nos llevaría hasta Hebrón. Las extremas medidas de seguridad ya eran una señal de lo que estaba por venir durante la visita a la ciudad más problemática de Palestina.

Hebrón, conocido en árabe como Al-Khalil, se encuentra a unos 30 km al sur de Jerusalén. Es la ciudad más grande de Cisjordania (y la segunda más grande en los Territorios Palestinos después de Gaza), con una población de más de 215,000 palestinos y de 500 a 800 colonos judíos.

La relevancia religiosa de la ciudad proviene de su asociación con Abraham: es aquí, en Hebrón, donde están enterrados los Patriarcas y Matriarcas bíblicos. Esto hace de Hebrón la segunda ciudad más santa para el judaísmo después de Jerusalén, así como una de las cuatro ciudades santas del Islam.

Después del Acuerdo de Hebrón de 1997 la ciudad se dividió en dos sectores diferentes: el H1 controlado por la Autoridad Palestina (aproximadamente el 80% de la ciudad) y el H2 controlado por Israel (aproximadamente el 20% de la ciudad). Durante las últimas décadas más y más judíos están llegando a los asentamientos de Hebrón, la mayoría de los cuales se consideran ilegales por la comunidad internacional.

 

Calle de Hebrón, zona H2

 

Para las Naciones Unidas y los palestinos, Hebrón y toda Cisjordania pertenecen a lo que será el futuro Estado de Palestina, el cual ha permanecido ocupado por Israel desde el final de la Guerra de los Seis Días en 1967.

Sin embargo, para el gobierno israelí, estos territorios forman parte de la patria judía histórica y, por tanto, pertenecen a Israel, afirmaciones que no cuentan con el apoyo de prácticamente ningún otro país. A pesar de las críticas internacionales, nuestro guía Gabriel nos explicó que Hebrón siempre había pertenecido a los judíos, y uno de los propósitos de nuestra visita con él era demostrárnoslo.

En los tiempos bíblicos, esta tierra se conocía como Judea y Samaria. Fue aquí donde tuvo lugar la mayor parte de la historia judía y, desde el punto de vista de los colonos, esta tierra pertenece a los judíos. Si bien los palestinos pueden considerar la presencia de Israel como una ocupación ilegal, para Israel recuperar Hebrón significa la liberación de sus propios territorios históricos.

Mientras caminábamos por las calles de Hebrón daba la sensación de estar una ciudad fantasma. El área H2 es un área muy residencial, sin embargo, es casi imposible encontrar a alguien en la calle aparte de los militares. Con una población de 500 colonos judíos, Hebrón tiene más de 700 soldados para protegerlos. Aproximadamente 10,000 palestinos también viven en el área H2.

Nuestro guía nos explicó cómo después de firmar los Acuerdos de Hebrón en 1997, Hebrón se dividió, dejando a los judíos con acceso al 3% de la ciudad antigua. Los judíos estaban restringidos a una sola calle de un kilómetro de largo. En septiembre de 2000 los árabes lanzaron la "Guerra de Oslo", también conocida como la Segunda Intifada, una guerra de terror contra los residentes judíos y visitantes de Hebrón. Después de numerosos ataques y bajas, numerosas tiendas del centro de la ciudad fueron cerradas por órdenes militares por razones de seguridad. Grandes y prósperos centros comerciales, fuera del alcance de los judíos, se abrieron en la parte árabe de la ciudad.

 

Puesto de control militar

Barreras israelíes

Calle desierta

 

Nuestro guía nos llevó a uno de los principales sitios de la ciudad que prueba la continua presencia judía en la ciudad de Hebrón: la sinagoga Avraham Avinu.

Construida en 1540, se trataba del centro espiritual y religioso de la comunidad de Hebrón. En los disturbios de 1929, el edificio se incendió y casi todos sus contenidos, muebles y libros sagrados fueron destruidos. Después de que los jordanos ocupasen la ciudad en 1948, el barrio judío fue demolido y la sinagoga en ruinas se convirtió en un vertedero de basura y un corral de ganado. La situación se mantuvo hasta después de la liberación de Hebrón en 1967.

En 1975, el profesor Benzion Tavger, un físico que había emigrado a Israel desde la Unión Soviética y se había dedicado a la recuperación de los sitios judíos en Hebrón, comenzó a excavar el yacimiento. Un año después, se autorizó el desenterramiento de la sinagoga, finalizando la reconstrucción en 1981.

Los antiguos y raros rollos de la Torá que se guardaban allí y que se salvaron durante los disturbios de 1929 se devolvieron más tarde; hasta entonces, fueron guardados en Jerusalén por refugiados de la comunidad sefardí.

 

Sinagoga Avraham Avinu

 

El siguiente punto de interés fue Beit Hadassah, un edificio construido en 1893 por la comunidad judía de Hebrón como un centro de actividades benevolentes y una clínica de salud. El edificio es esencial para comprender la historia de Hebrón y especialmente la masacre de Hebrón de 1929.

La masacre tuvo lugar después de que se difundieran rumores de que los judíos planeaban tomar el control del Monte del Templo en Jerusalén.

Durante los disturbios de 1929, miles de saqueadores árabes atacaron a sus vecinos judíos y perpetraron una espantosa masacre en la que 67 judíos, entre ellos mujeres, bebés y ancianos, fueron torturados, violados, quemados y asesinados. Las familias Hasson, Castel y Gershon fueron cruelmente asesinadas.

 

Beit Hadassah

 

El interior del edificio tiene una exposición muy interesante sobre la masacre, incluyendo imágenes de la época.

Nuestro guía nos contó cómo Hebrón había sido hogar de una comunidad judía durante cientos de años, pero que ningún judío permaneció en Hebrón después de la masacre de 1929.

Poco después de la masacre, la comunidad judía intentó volver a Hebrón. En 1931, 30 familias regresaron a Hebrón. La mayoría de ellas vivía en dos edificios al lado de Beit Hadassa.

Best Hadassa sirvió como centro comunitario. Albergaba el Talmud Torá, donde estudiaban 30 niños; una guardería, una clínica y una sinagoga. La pequeña comunidad vivía en la pobreza y sufría el odio de sus vecinos árabes. Después del anochecer, temían permanecer en el exterior. 

La comunidad judía de Hebrón fue finalmente desplazada en 1936. Durante los disturbios árabes, llamados por los árabes "la Gran Revolución Árabe", los británicos transfirieron a todos los judíos de Hebrón a Jerusalén. Una vez más, la ciudad de los ancestros hebreos se quedó sin judíos. 

En 1946, los árabes de Hebrón profanaron el cementerio judío de la ciudad, lugar de sepultura de sus víctimas.

En 1979, un grupo de mujeres pioneras y sus hijos restablecieron la presencia judía de Hebrón en Beit Hadassah. En 1980, el gobierno de Israel autorizó el establecimiento de una comunidad judía en Hebrón después de un ataque terrorista que resultó en el asesinato de seis judíos en la entrada del edificio.

 

Imágenes de judíos heridos tras la masacre de 1929 en Hebrón

Daños tras la masacre de 1929 en Hebrón

Rollos de Torá dañados durante la masacre de Hebrón de 1929

 

Mientras caminábamos por las calles desiertas, Gabriel nos contó algunas de las horribles atrocidades que tuvieron lugar en Hebrón. Una de ellas fue la historia de Gadi y Dina Levi, una pareja asesinada por un terrorista palestino el 17 de mayo de 2003.

En la tarde de Shabat, Gadi y Dian Levi, una pareja que esperaba el nacimiento de su primer hijo, se dirigían a orar a la Tumba de los Patriarcas. Al igual que cualquier otro Shabat, los niños jugaban en el parque local.

Un terrorista, usando un cinturón explosivo, cruzó la calle en su camino dirigiéndose hacia unos niños. Un soldado le gritó que se detuviera, momento en el que el terrorista decidió cambiar su objetivo: saltó sobre Gadi y Dina y activó el explosivo. La pareja fue asesinada por una bomba que había sido diseñada para matar a docenas de niños.

 

Memorial a Gadi y Dina Levi

 

También nos contó sobre el asesinato del paso de Shalhevet, un tiroteo en el que un francotirador palestino mató a un bebé israelí de diez meses.

El 26 de marzo de 2011, los padres de Shalhevet estaban caminando con ella desde el estacionamiento hasta la casa familiar. Un francotirador palestino, escondido en la colina de enfrente, apuntó y disparó a la cabeza del bebé, matándola instantáneamente. Cuando su madre escuchó los disparos e intentó proteger al bebé, ya era demasiado tarde.

Algunos periódicos palestinos sostuvieron que el tiroteo fue falso y que la madre había matado a su propio bebé.

 

Nuestro guía Gabriel en el memorial del paso de Shalhevet

 

Con un clima muy pesado en todo el grupo, Gabriel nos presentó a uno de los colonos que vive en Hebrón, pero quien defiende una idea diferente para resolver el conflicto.

Era un activista internacional que pertenecía a un grupo que defendía la idea de un proceso de paz alternativo; ellos realmente no creían en una solución de doble estado. Él creía en el derecho de Israel a tomar el control de toda la Tierra Santa, incluidos los territorios palestinos actuales. Los palestinos deben tener ciertos permisos para permanecer en la tierra pero sin ningún derecho de voto, similar al sistema establecido en Japón para los residentes extranjeros. Solo cuando demuestren ser leales al Estado de Israel y participen en el servicio militar, entonces deben recibir la ciudadanía israelí.

Cuando se le preguntó por qué tantos colonos judíos provenían de todo el mundo a Hebrón a pesar del riesgo y la violencia, no tenía dudas: algunas de las figuras más importantes del judaísmo están enterradas en Hebrón. Así como Jerusalén y Roma son cruciales para los cristianos o la Meca y Medina para los musulmanes, Hebrón es una pieza clave del judaísmo. Para los judíos, recuperar Hebrón significa recuperar la cuna de su religión.

Personalmente, encontré sus puntos de vista un poco impactantes, pero hay quien podría pensar que son normales después de escuchar sobre los horribles eventos que tuvieron lugar en la ciudad de Hebrón, muchos de ellos causados por palestinos.

 

Calles de Hebrón

 

La vista de nuestro guía fue un poco más moderada. Explicó cómo Palestina era el nombre dado por los romanos a lo que siempre se llamó Judea y Samaria. En aquel entonces, a los israelíes también se les llamaba palestinos, y los árabes y los judíos vivieron juntos durante siglos. Los árabes no eran nacionalistas; simplemente se veían a sí mismos como árabes. Después de la llegada de judíos europeos que huían del Holocausto, la identidad palestina comenzó a crecer.

A pesar del conflicto de hoy, la situación solía ser bastante diferente. Durante los disturbios de 1929, después de que los árabes asesinaran a 67 judíos, las fuerzas de seguridad judías llegaron a Hebrón y se ordenó a los lugareños luchar contra los árabes. Sin embargo, la mayoría de estos árabes eran sus propios vecinos y amigos, por lo que muchos judíos locales se negaron a luchar contra ellos y terminaron expulsando a las fuerzas de seguridad. Incluso en 1967, después de la Guerra de los Seis Días, muchos árabes celebraron en las calles con la bandera israelí, muy probablemente debido a la represión de Jordania.

Nuestro guía cree que cualquiera que sea la solución para resolver el conflicto, será necesario restaurar esta coexistencia.

Después de un pequeño paseo colina arriba, Gabriel nos llevó a la cima de un edificio con excelentes vistas de la ciudad.

 

Vistas de Hebrón

 

Nuestra última parada en el área controlada por Israel de Hebrón fue la imponente Cueva de los Patriarcas, uno de los sitios más sagrados del judaísmo.

Según la tradición, los principales patriarcas y matriarcas de las religiones monoteístas están enterrados aquí en tumbas dobles: Abraham y Sara, Isaac y Rebeca, y Jacob y Lea.

Abraham es considerado el fundador de las tres religiones monoteístas y patriarca de los judíos a través de su hijo Isaac. De su otro hijo, Ismael, descienden los árabes y, por lo tanto, la religión islámica, por lo que este santuario es un lugar sagrado tanto para judíos como para musulmanes.

El edificio está dividido en dos secciones diferentes: dos quintos pertenecen a los judíos, y los tres quintos restantes pertenecen a los musulmanes. La mezquita y la sinagoga están separadas por un cristal a prueba de balas.

La Cueva de los Patriarcas es el santuario más antiguo del mundo: el edificio original fue construido por Herodes, y más tarde se transformó en una iglesia. A lo largo de los siglos se convirtió en una mezquita, luego en otra iglesia, y una vez más una mezquita después de la invasión otomana.

 

Cueva de los patriarcas

Tumba de Abraham con un cristal a prueba de balas separando las áreas judía y musulmana

Sección judía de la Cueva de los patriarcas

Sección judía de la Cueva de los patriarcas

Tumba de Abraham en la Cueva de los patriarcas


Hebrón, H1 - El lado palestino

 

La segunda parte del día tuvo lugar en el lado palestino de Hebrón. Después de todas las historias horribles que habíamos escuchado del lado israelí, tenía curiosidad por escuchar el otro lado del conflicto. Nuestro guía nos llevó al punto de control y nos dejó allí con la guía palestina; como ciudadano israelí, no se le permitió cruzar al área H1 de Hebrón.

Me sorprendí bastante cuando conocí a nuestra guía. Afnán era una joven palestina de unos 20 años y una de las personas más dulces que conocí durante mi viaje. Estudió Lengua y Literatura Inglesa en la Universidad de Hebrón y vino con uno de sus amigos de la universidad que también quería hacerse guía.

Me conmovió especialmente cuando me dijo que su sueño era estudiar en España y aprender español allí, tal vez en Granada. Sin embargo, como ciudadano palestino, obtener un permiso para viajar al extranjero es prácticamente imposible a menos que atraviese una burocracia interminable, algo que no todos pueden permitirse. Esto me hizo darme cuenta de que algo que para mí sería tan simple como ir en línea y comprar un billete de avión no es posible por todos solo simplemente por el lugar donde naciste.

Nos dirigimos directamente al lado palestino de la Cueva de los Patriarcas, conocida por los musulmanes como Mezquita Ibrahimi, o Mezquita de Abraham.

 

Entrada a la mezquita Ibrahimi desde el lado palestino

 

La parte utilizada como mezquita parece considerablemente más grande en el interior que la sinagoga, sin embargo, en realidad es un poco más pequeña. El área judía también incluye el área abierta y los patios, haciendo que el área controlada por Israel sea un quinto más grande.

El edificio contiene dos cenotafios dedicados a Rebeca e Isaac, el hijo de Abraham y su esposa, con un mihrab en el medio. Los cenotafios son solo un monumento, ya que las tumbas reales se encuentran en una cueva 16 metros más abajo.

La gran plataforma en la pared, que se utiliza actualmente para el sermón del viernes, fue regalada por Saladino cuando recuperó la ciudad de Hebrón después de expulsar a los cruzados y convertir el edificio en una mezquita.

 

Tumbas de Rebeca e Isaac

Mezquita Ibrahimi

Tumba de Abraham en la mezquita Ibrahimi

 

Al lado palestino del conflicto no le faltan historias y actos terribles cometidos por los israelíes.

El 25 de febrero de 1994, un miembro estadounidense-israelí de un movimiento de extrema derecha abrió fuego contra un gran número de fieles palestinos que rezaban dentro de la mezquita. En el ataque, conocido como la masacre de la mezquita Ibrahimi, hubo 29 muertos y 125 resultaron heridos.

Nuestro guía nos contó cómo Israel estableció un toque de queda de 24 horas después del ataque que afectó solo a los palestinos, a pesar de que el asesino era en realidad un colono israelí. Las protestas se extendieron por Cisjordania después de este incidente, y cientos de palestinos fueron asesinados durante estas manifestaciones.

Después de la masacre, la ciudad de Hebrón se llenó de puestos de control en casi todos los rincones, incluso en las áreas que estaban dentro de los límites de los palestinos. Según las fuerzas israelíes, estos puestos de control están en su lugar para proteger a los palestinos, pero, curiosamente, los puestos de control son solo para los palestinos y no para los israelíes.

Israel también cerró la calle Shuhada para los palestinos después de la masacre. Shuhada es la carretera principal que conducía a la Tumba de los Patriarcas. Situado en el corazón de la ciudad, era una calle llena de tiendas. Después del cierre de la calle, todas las tiendas se vieron obligadas a cerrar y han permanecido cerradas hasta el día de hoy.

 

Puesto de control

 

Cuando se acercaba la hora del almuerzo, nuestra guía Afnán nos trajo a la casa de una familia palestina local que nos serviría comida.

Cuando cruzamos la puerta, fuimos recibidos por toda la familia, que de inmediato nos hizo sentir como en casa. Compartieron su comida casera con nosotros, ¡que estaba absolutamente deliciosa! También me sentí muy feliz de contribuir a la economía local de una familia que no lo tiene fácil en la vida.

 

Familia palestina en su hogar

 

Mientras que en el lado israelí escuchamos acerca de las reivindicaciones históricas y religiosas sobre los territorios palestinos, así como algunos de los actos de terrorismo inexcusables perpetrados por los palestinos, las historias en el lado palestino de Hebrón fueron un poco más personales, ya que casi toda familia había sido afectada por la ocupación israelí. Nuestro guía nos llevó a conocer a un par de familias para que pudiéramos escuchar sus historias de primera mano.

Cuando llegamos a la primera casa, ubicada en la parte superior de un edificio, la puerta principal de la planta baja estaba abierta. Pensé que probablemente ya nos estaban esperando, pero la razón era muy diferente. Una vez subimos a la azotea de la casa, uno de los hijos de la familia, ayudado por la traducción de nuestro guía, nos contó la impactante historia de su familia.

Su casa estaba ubicada justo al lado de la calle Shuhada y el área controlada por Israel. El arco junto a la casa, que hace años daba acceso directo a la calle zumbido, fue completamente cerrado con bloques de hormigón.

Cuando se cerró la calle para los palestinos en 1994, las autoridades israelíes se dieron cuenta de que la casa de esta familia estaba en medio para poder cerrar completamente la calle y tomar el control de toda el área. Aquí fue cuando les ofrecieron 5 millones de dólares y protección para toda la familia en los Estados Unidos a cambio de entregar su casa.

A pesar de la oferta, su padre se negó a abandonar la casa. Esta había sido su casa por generaciones, y además, entregársela a los israelíes a cambio de dinero habría sido visto como un horrible acto de traición por parte del resto de la población árabe. Después de un tiempo, las autoridades israelíes les ofrecieron nuevamente vender la casa, esta vez con un cheque en blanco, pero la familia rechazó la oferta por segunda vez. Desde entonces, sus vidas se convirtieron en una horrible pesadilla.

 

Bandera palestina

 

Las fuerzas de seguridad israelíes han allanado la casa en innumerables ocasiones, tratando de presionar a la familia para que se rindan y se vayan. En una ocasión, las fuerzas de seguridad irrumpieron en la casa y arrestaron a varios miembros de la familia porque sospechaban que planeaban atacar a los colonos israelíes. Su madre, que estaba embarazada en ese momento, terminó perdiendo a su bebé después de que un soldado israelí le propinase una patada en el estómago.

Solo unos pocos años después de este evento, fueron atacados una vez más por soldados israelíes. Las fuerzas de seguridad arrojaron dos cócteles molotov desde la torre de vigilancia situada justo enfrente de la casa. Durante el ataque, dos de los bebés de la familia fueron asesinados mientras dormían.

Cada vez que su casa es allanada, nunca reciben un motivo. Según las autoridades israelíes, esto se hace por razones de seguridad, y como tal, no tienen que divulgar ninguna información adicional. El joven nos contó cómo su familia es solo una familia trabajadora de Hebrón y nunca se han involucrado en ningún acto de terrorismo. Su único crimen es ser un obstáculo para que Israel consiga controlar todo el centro de la ciudad de Hebrón.

Debido a razones de seguridad impuestas por los soldados israelíes, ya no se les permite cerrar la puerta principal de su casa. Debe permanecer abierto todo el tiempo, día y noche, o de lo contrario las consecuencias pueden ser fatales.

 

Entrada a la casa familiar

Vista desde la terraza

Torre de vigilancia Israelí

 

La segunda familia que visitamos también tenía su casa justo al lado de un asentamiento judío. Desde la ventana de su cocina, se podía ver un patio de juegos donde varios niños judíos jugaban al baloncesto.

El padre de la familia también nos contó acerca de una de las múltiples ocasiones en que fueron atacados y arrestados por los israelíes. En 2014, cuando estaba en el tejado de su casa, vio cómo un colono judío intentaba escalar y acceder a su casa para quitar una bandera palestina.

El colono era un visitante, y no se dio cuenta de que estaba accediendo a una casa en el lado palestino de Hebrón, razón por la cual esta familia tenía una bandera palestina en el tejado y no una bandera israelí. Inmediatamente, comenzó a grabar lo que estaba sucediendo.

 
 

Cuando el colono quedó atrapado en el alambre de púas, el padre de la familia trató de ayudarlo a bajar. Las fuerzas de seguridad israelíes también intervinieron, tratando de sacar al colono judío. Como se puede ver en el video, el soldado siguió diciendo en hebreo al hombre palestino que no tenía derecho a estar allí y que tenía que irse, a pesar de que estaba en su propia tejado y era él quien estaba acceder a su propia casa.

Dos horas más tarde, las fuerzas de seguridad israelíes irrumpieron en su casa con gas pimienta, y él y su hermano fueron arrestados.

 
 

El sistema legal en Cisjordania es muy peculiar y bastante injusto. Si eres palestino y un israelí te acusa de cualquier acto ilícito, serás culpable y arrestado hasta que puedas demostrar tu inocencia. Sin embargo, si tú eres palestino y acusas a un ciudadano israelí de cualquier acto ilícito, el israelí será inocente, y por lo tanto no será arrestado, hasta que pueda probar lo contrario. Durante este tiempo, el palestino puede ser arrestado por razones de seguridad incluso si no ha hecho nada malo.

Los palestinos pueden ser arrestados hasta por 8 horas sin ninguna prueba, y no hay consecuencias para los ciudadanos israelíes que los acusan falsamente. Debido a estas leyes injustas, muchos palestinos se ven obligados a grabar todo en vídeo, ya que esta es su única prueba. Cuando consideran que sus derechos humanos no están siendo respetados, envían estos videos a las autoridades palestinas e israelíes, y ellos decidirán si pueden usarlos como prueba durante un juicio.

El padre de la familia nos mostró muchos de los videos que se habían grabado en Hebrón, mostrando el abuso de los soldados y colonos israelíes hacia los ciudadanos palestinos: desde soldados israelíes pateando niños que solo estaban jugando en las calles, hasta observadores internacionales atacados por los colonos.

En más de una ocasión, los soldados israelíes han matado a tiros a un palestino sin ninguna razón, y luego han colocado un cuchillo junto a su mano para demostrar que ellos estaban tratando de atacarlos primero. Algunos de estos eventos han sido grabados en video, y se ve claramente a los soldados colocando el cuchillo al lado del cadáver.

Justo antes de terminar nuestra conversación con el padre de la familia, los niños judíos que jugaban al otro lado de la calle empezaron a arrojar piedras a las ventanas de la casa. Hay quien podría considerar esto una broma por parte de algunos niños traviesos, sin embargo, también puede convertirse en una pesadilla cuando ocurre a diario. Me dirigí a la cocina y pude ver con mis propios ojos cómo se estaba atacando su casa, y realmente no les importaba que varios turistas internacionales estuvieran allí en ese momento.

 

Entrada a la segunda casa

 

Nuestra última visita del día fue el mercado de Hebrón. Lo que solía ser un mercado bullicioso donde los lugareños compraban verduras, ropa y todo tipo de artículos, hoy es prácticamente una calle vacía.

Todo el mercado está cubierto por una barrera que impide que los colonos israelíes que viven sobre el mercado arrojen basura a las tiendas palestinas. En algunas ocasiones, también han arrojado agua sucia e incluso lejía a los palestinos mientras compraban.

Hay torres policiales en ambos lados del mercado, sin embargo, no han hecho nada para detener esto. La situación ha sido así desde los años 80, cuando se construyeron asentamientos judíos de hasta 3 plantas justo detrás y encima del mercado. Al mirar hacia arriba te sientes como si estuvieras en una jaula llena de suciedad.

 

Mercado antiguo

Basura lanzada por colonos judíos

Red sobre el mercado de Hebrón

 

Cuando le preguntamos a nuestra guía cuál podría ser la solución para este conflicto, ella realmente no lo sabía, ya que cualquier solución será injusta para uno de los lados.

Cuando los israelíes llegaron y comenzaron a construir asentamientos, expulsaron de sus propios hogares a muchos palestinos que habían estado viviendo allí durante siglos. Sin embargo, después de tantos años, recuperar estas tierras implicaría la expulsión de los judíos que ahora viven allí.

Muchos de estos judíos, especialmente los niños, nacieron en Hebrón, por lo que devolver la tierra a Palestina implicará obligarlos a mudarse de sus casas y lo que ahora se ha convertido en su tierra. Pase lo que pase en el futuro, uno de los lados perderá su hogar, lo que hace que la solución sea cada vez más difícil.

 

Ciudad vieja de Hebrón

 

Nos despedimos de Afnán y volvimos a Hebrón H2 para encontrarnos con Gabriel una vez más. Mientras esperábamos nuestro autobús de regreso a Jerusalén de la Cueva de los Patriarcas, nos preguntó a todos en el grupo sobre nuestros pensamientos.

En general, todos estaban bastante tristes después de lo que habíamos escuchado. Yo realmente no sabía qué decir, todo lo que podía pensar es que todo esto era muy injusto. Después de escuchar ambos lados de la historia, una resolución del conflicto o hasta una solución de dos estados parecía incluso más complicada que antes. Por encontrar algo positivo, durante mi visita ambas partes expresaron cierta esperanza de que algún día los palestinos y los israelíes puedan vivir en paz. Si pudieron hacerlo hace años atrás, no debería ser imposible volver a hacerlo en el futuro.

Ciertamente puedo decir que la visita dual a Hebrón fue probablemente una de las visitas más tristes y duras de mis viajes. Sin embargo, conocer de primera mano el conflicto es una necesidad absoluta para comprender la situación en Cisjordania.

Mi tiempo en Israel y en los Territorios Palestinos estaba llegando a su fin. Solo me quedaba un día, en el cual presenciaría el amanecer en Masada, la Reserva Natural Ein Gedi y nadaría en el singular Mar Muerto. ¡Un día agotador pero definitivamente más alegre!

 

Like it? Pin It!

Embed Block
Add an embed URL or code. Learn more