3 días en Jordania desde Israel - Parte III: desierto de Wadi Rum, el valle de la luna

Famoso por ser el escenario de múltiples películas de Hollywood debido a su parecido con la superficie de Marte, el desierto de Wadi Rum es una maravilla natural única que no se puede encontrar en ningún otro lugar del mundo.

Durante mi último día en Jordania, exploré este increíble océano rojo de dunas y formaciones rocosas en un tour en jeep 4x4. ¡Una experiencia emocionante que no te puedes perder!


Cómo visitarlo

 

Con una extensión de más de 720 km², el desierto de Wadi Rum se encuentra a 300 km al sur de Ammán y a 100 km de Petra. 

Sin conexión directa con Ammán, la mayoría de los viajeros independientes visitan Wadi Rum desde Petra o Aqaba, ya que ambos tienen autobuses diarios hacia el desierto. Sin embargo, las conexiones son extremadamente limitadas, por lo que hacer una excursión de un día es siempre una opción más conveniente.

Mi visita a Wadi Rum fue parte de un viaje de 3 días de Israel a Jordania con Abraham Tours. Después de un día increíble en la ciudad de Petra, condujimos durante aproximadamente una hora y media para pasar un día emocionante en un jeep 4x4 a través del desierto.

Las temperaturas en el desierto pueden ser extremadamente altas, ¡así que vente preparado! Mi visita tuvo lugar en mayo y después del mediodía, apenas se podía soportar el sol. Lo bueno es que al menos tuvimos algo de brisa mientras estábamos en el coche.

 

Wadi Rum

 

Después de levantarnos de nuevo temprano y justo antes de comenzar nuestro viaje a través del desierto, nos despedimos de la ciudad de Petra con una vista muy peculiar desde la cima. De hecho, las ruinas están tan bien escondidas, que todo lo que pudimos ver fue un paisaje rocoso.

Ver Petra desde la distancia nos ayuda a comprender cómo la ciudad pudo permanecer oculta durante siglos. Nadie podría imaginar que una maravilla tan excepcional pudiera encontrarse detrás de esas rocas, lo que ayudó a los beduinos locales a mantener Petra en secreto durante más de mil años.

 

Montañas que ocultan las ruinas de Petra

 

Mi visita al desierto de Wadi Rum comenzó desde el centro de visitantes, un punto de inicio obligatorio para todos los que accedan al área, ya sea en grupo o individualmente. Para aquellos que visitan por su cuenta, el centro ofrece alquiler de jeeps y la opción de visitar en camello o haciendo senderismo. Nuestra visita ya incluía un viaje en un jeep 4x4 en el que nos montamos nada más llegar.

El desierto de Wadi Rum es un área inhóspita con apenas vida silvestre o asentamientos, aparte de unos pocos miles de beduinos que aún viven allí. Mientras conduces a través de las dunas rojas, todo lo que puedes ver son kilómetros y kilómetros de paisaje rocoso que parece no tener un fin. La expansión y la singularidad del desierto fueron sorprendentes, realmente me sentía en un planeta diferente.

Debido a la semejanza de Wadi Rum con la superficie de Marte, el área se ha utilizado como escenario de innumerables películas, muchas de las cuales son éxitos de taquilla de Hollywood. Estas incluyen la famosa película de Lawrence de Arabia de los años 60 o la más reciente Transformers: La venganza de los caídos. Muchas películas basadas en Marte también fueron grabadas en Wadi Rum, incluyendo Planeta Rojo, Los últimos días en Marte o El Marciano con Matt Damon de 2015.

 

Paisaje marciano

 

A medida que nos adentramos en el desierto, una de las primeras y más fácilmente reconocibles formaciones de Wadi Rum son los Siete Pilares de la Sabiduría, que obtuvieron el nombre del libro de T.E. Lawrence, el famoso Lawrence de Arabia.

Aunque esta formación no se menciona en ningún momento en el libro, el libro narra su experiencia en un campamento de la Primera Guerra Mundial con los árabes, incluyendo el tiempo que pasó en el desierto de Wadi Rum.

 
Los Siete Pilares de la Sabiduría

Los Siete Pilares de la Sabiduría

Talla artificial de la cara de Lawrence de Arabia

Formación natural en forma de cara

 

Al contrario de la mayoría de los desiertos, que tienen una arena amarillenta, el desierto de Wadi Rum tiene un impresionante conjunto de dunas de arena roja que lo hacen único en la región.

Nuestro jeep se detuvo justo en la base de una de las dunas más altas para que pudiéramos escalarla y disfrutar de las impresionantes vistas desde la cima.

En realidad, nunca antes había escalado una duna, ¡y fue mucho más difícil de lo esperado! Me hundía en la arena y pensé que escalar descalzo sería una mejor idea... ¡hasta que me di cuenta a mitad de camino de que el suelo estaba muy caliente! Pero ese poco sufrimiento valió la pena nada más llegamos a la cima con vistas panorámicas de los alrededores.

 

Duna de arena roja

Vista del desierto desde lo alto de la duna

Vista del desierto desde lo alto de la duna

Paisaje rocoso

 

Aunque hoy en día está muy deshabitado, ha habido presencia humana en Wadi Rum desde la antigüedad.

Prueba de ello son las inscripciones Anfashieh encontradas en la roca; una serie de representaciones de animales, personas y caravanas de camellos talladas durante la época talmúdica y nabatea.

 

Inscripciones Anfashieh

 

Además de los famosos paseos en jeep 4x4 por el desierto, Wadi Rum ofrece múltiples actividades para aquellos con más tiempo. 

Estas incluyen el senderismo y la escalada de los acantilados rocosos con los beduinos, así como un paseo en camello para explorar el desierto como lo hacen los locales.

Mientras revisábamos los petroglifos en la roca, un grupo de beduinos se acercó a nosotros y nos ofreció un paseo en camello. Al igual que sucedió con los burros y los caballos en Petra, los animales son ampliamente utilizados en Jordania como un medio de transporte para los turistas. Personalmente, odio participar en cualquier tipo de actividad que involucre animales cuando viajo, así que yo y el resto del grupo rechazamos amablemente, pero al menos pudimos sacar algunas fotos bonitas del desierto con los camellos de fondo.

 

Jeep en el desierto

Rutas de escalada y senderismo

Camellos en Wadi Rum

 

Pasamos unas horas conduciendo por el desierto y disfrutando de las increíbles formaciones rocosas. Nuestra última parada fue en uno de los muchos campamentos de beduinos ubicados en medio del desierto, donde disfrutamos de su hospitalidad con una abundante comida y una taza de té.

Para aquellos que deseen pasar la noche en el desierto, hay una amplia oferta de campamentos de beduinos, desde tiendas básicas hasta suites de lujo para aprovechar al máximo tu visita.

Desafortunadamente para mí, era hora de regresar al norte para cruzar la frontera de regreso a Israel, así que no pude disfrutar de una noche con los beduinos, lo cual apuesto que hubiera sido otra experiencia inolvidable después de las increíbles dos noches que pasé en un campamento cerca de Petra.

 

Campamento beduino


Cruzando la frontera con Israel

 

Después de casi 5 horas de viaje hacia el norte, llegamos a la frontera del Puente Hussein / Allenby entre Jordania e Israel.

En el momento de mi visita, la frontera estaba cerrada si te dirigías hacia Jordania, por lo que tuvimos que cruzar desde Israel utilizando el cruce alternativo cerca de Beit She'an. Sin embargo, la frontera del puente Allenby estaba abierta al cruzar de Jordania a Israel.

Esta frontera se encuentra a menos de 1 hora de Jerusalén, sin embargo, requiere cruzar a través de Cisjordania. Debido a que la frontera es ampliamente utilizada por los palestinos que intentan cruzar a Gaza o visitar a familiares en Cisjordania e Israel, la seguridad es extremadamente alta.

Como tenía un sello libanés en mi pasaporte, un país que no tiene relaciones diplomáticas con Israel después de su conflicto en 2006, sabía que no sería fácil volver a cruzar.

En cuanto los funcionarios de inmigración vieron que había estado en el Líbano unos meses antes, comenzaron a cuestionar mi visita, mis razones, los diferentes lugares que había visitado, así como los detalles de mis compañeros de viaje. Solo había estado allí como turista y no tenía nada que ocultar, sin embargo, me detuvieron durante casi 2 horas mientras revisaban mis antecedentes y quién sabe qué información en su sistema.

Mi mayor preocupación era que viajaba con un grupo y el autobús de regreso a Jerusalén solo podía esperar un cierto tiempo. Si por alguna razón inmigración nos detuviera durante mucho tiempo, necesitaríamos tomar un taxi y Abraham Tours nos reembolsaría más tarde.

Justo cuando el autobús salía, después de haber esperado más de lo que debían, finalmente recuperé mi pasaporte y me permitieron entrar al país. ¡Literalmente no perdí el bus por unos segundos! No tengo ni cómo agradecerles a todos mis compañeros de viaje por detener el autobús y negarse a irse sin mí.

Después de un par de horas estresantes que terminaron siendo una más de las muchas experiencias de mi viaje, llegó el momento de despedirnos de Jordania e Israel. Mi vuelo de regreso a casa era al día siguiente temprano en la mañana y me daba bastante pena tener que dejar un país tan maravilloso lleno de historia, hermosos monumentos y paisajes, pero sobre todo con personas increíbles.

 

Todas las opiniones son mías.


Artículos relacionados


¿TE GUSTA? ¡GUÁRDALO EN PINTEREST!