Explorando la ciudad antigua de Baalbek y los viñedos de Ksara en el Líbano

Al pie del fértil valle de Bekaa, una región vinícola de renombre del Líbano, se encuentra la ciudad fenicia de Baalbek. Conocida como Heliópolis por los griegos, Baalbek es una de las ciudades antiguas mejor conservadas de Oriente Medio, y sus impresionantes construcciones son uno de los mejores ejemplos de la arquitectura imperial romana.

Durante mi última visita al Líbano, decidí explorar este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y visitar el Château Ksara, una de las bodegas de vino más famosas de Oriente Medio.

Ubicada a solo 10 km de la frontera con Siria y famosa por ser un bastión de Hezbollah, ¿es realmente seguro visitar Baalbek?


Cómo llegar

 

Baalbek se encuentra a unos 90 km al noreste de Beirut, sin embargo, las carreteras no son las mejores, por lo que tardarás un par de horas en llegar allí. Si viajas solo, la mejor opción es alquilar un coche o tomar un taxi, ya que el transporte público no muy bueno en esa área. Aún así, puedes tomar un autobús local que sale de Beirut y que te dejará en la ciudad moderna, a solo unos metros de las ruinas.

A pesar de que los operadores turísticos en el Líbano se han visto gravemente afectados por los conflictos en curso en o con los países vecinos y puede ser difícil organizar una visita organizada, decidí reservar mi viaje con Living Lebanon, una compañía local que organiza visitas en grupo y privadas.

Para esta visita en específico, reservamos un coche con un conductor privado, y fue una experiencia fantástica. También elegimos Living Lebanon para nuestra visita al Valle de Qadisha, Tannourine y la Garganta de Baatara, así como para la visita a la Gruta Jeita y no puedo elogiarles lo suficiente. Si deseas unirse a un tour en grupo o prefieres personalizar tu propio itinerario privado, ¡estás en buenas manos!

 

Baalbek

 

Originalmente, la ciudad de Baalbek fue un asentamiento fenicio desde el tercer milenio a.C. Su nombre viene del templo del dios Baal, construido en el primer milenio a.C.

Baalbek fue una ciudad próspera que se encontraba en medio de las principales rutas de comercio de su época. Hoy, este glorioso pasado ha dejado incontables restos arqueológicos que hacen de Baalbek una de las ciudades antiguas mejor preservadas del mundo.

Este impresionante sitio arqueológico se encuentra a menos de 10 km de la frontera con Siria; de echo, puedes ver las torres de vigilancia en las montañas. La ciudad moderna también es conocida por ser un bastión de Hezbolá, un grupo islamista chiíta y un partido político considerado como grupo terrorista por muchos países, incluida la Unión Europea, Estados Unidos e incluso las Naciones Unidas.

 

Ruinas junto a la ciudad moderna de Baalbek

 

En cuanto llegué a la ciudad moderna, fui directamente a la entrada del sitio arqueológico. Las entradas cuestan alrededor de 10$ por persona y dan acceso a todo el complejo arqueológico, así como a un pequeño museo que contiene algunos objetos originales.

Apenas unos minutos después de acceder a las ruinas, comencé a escuchar el sonido claro de disparos y pequeñas explosiones. Me tomó un tiempo penar qué podía ser hasta que me di cuenta de que estaba a solo unos minutos de un área de conflicto.

No estoy totalmente seguro de si esos disparos provenían del otro lado de la frontera con Siria o del Líbano, ya que aparentemente, los disparos al aire como símbolo de celebración no son infrecuentes cuando los militantes de Hezbolá están dando un discurso, o incluso cuando los lugareños celebran una boda.

Probablemente nunca sabré con certeza cuál fue el origen de esos sonidos, pero esta fue una de las experiencias más impactantes durante mis viajes. Aunque no estaba particularmente asustado (era evidente que el tiroteo era bastante lejano y todo lo que podía escuchar era el eco), realmente me hizo darme cuenta de lo surreal que era que, a penas al otro lado, había gente muriendo en la guerra de Siria mientras yo estaba disfrutando de mis vacaciones visitando el Líbano.

 

Piedra decorada con la cabeza de un león

 

Al entrar, te encontrarás con una escalera monumental conocida como Propileos, que conduce desde el patio semicircular hasta la sala de entrada del templo romano de Júpiter. El plan de entrada seguía un prototipo romano generalizado y consistía en un largo pasillo rectangular con una fila de 12 columnas flanqueadas a la izquierda y la derecha por torres de dos pisos.

La decoración de la fachada exterior, así como los capiteles de columnas ricamente adornados, que se cubrieron con bronce y oro durante el siglo III d.C., se podían ver desde lejos y daban a la entrada su impresionante carácter.

 

Propileos

 

Los propileos daban acceso al Patio Hexagonal, el único ejemplo atestiguado en la arquitectura romana. Construido en el siglo II d.C., es el elemento más reciente del templo de Júpiter.

Servía como patio de entrada al gran patio sagrado principal. Alrededor de la parte central de este patio, un pórtico de columnas protegía 4 exedras y 2 puertas del sol y el mal tiempo.

Durante el período bizantino, el patio fue cubierto y se abrieron ventanas en las paredes exteriores de las exedras. Los caminos cubiertos se agregaron durante el período medieval cuando el templo se transformó en una ciudadela.

 

Patio Hexagonal

 

En el 334 a.C., Baalbek fue conquistada por Alejandro Magno, quien cambió su nombre a Heliópolis, la Ciudad del Sol. Los conquistadores romanos posteriores mantuvieron este nombre cuando, en el 64 a.C., la ciudad se convirtió en parte del Imperio Romano.

Su época gloriosas llegó en 47 a.C., cuando Julio César fundó una colonia romana en Baalbek, que conectando la ciudad de Palmira en Siria con la costa. La ciudad fue ocupada por soldados romanos y se construyeron algunas de las principales construcciones, lo que convirtió a Baalbek en una de las principales ciudades de la Siria romana.

 

Columnas de un templo romano

 

Después de cruzar el Patio Hexagonal, llegué al Gran Patio, el corazón del Templo de Júpiter. Debajo se encuentra el antiguo asentamiento y muy probablemente un santuario más antiguo.

Durante el período romano, todos los restos más antiguos desaparecieron bajo un alto podio rodeado en 3 de sus lados por un pórtico de columnas. Exedras semicirculares y rectangulares ricamente decoradas con estatuas de pie en sus nichos se abrían en el pórtico.

 
Pórtico en el Gran Patio

Pórtico en el Gran Patio

 

Durante fiestas religiosas importantes, varias ciudades levantaban en el patio sus puestos de mercado. En los escalones que bajaban al patio se colocaban varios pedestales para estatuas con inscripciones votivas que mencionaban los nombres de los donantes.

De suma importancia para el culto de Júpiter Heliopolitanus fueron los dos altos altares en el techo plano en los cuales se ofrecieron sacrificios y las dos cuencas de ablución. Estos dos elementos también desempeñaron un papel importante en los cultos orientales pre-romanos.

 

Gran Patio

 

En el sitio de un asentamiento anterior que se remonta a las edades del Neolítico, el Bronce y el Hierro y el período helenístico, el Templo Romano de Júpiter fue construido durante el siglo I d.C. Consiste en una cella construida sobre un podio de 12 metros de altura y un patio rodeado por un pórtico de columnas.

Aunque previamente planeado, la entrada monumental (propileos), el patio semicircular y el patio hexagonal se agregaron más tarde en el transcurso de los siglos II y III d.C. El santuario estaba en un podio inusualmente alto de 7 metros, y las galerías subterráneas debajo servían como habitaciones frescas en verano.

Las 6 columnas restantes del templo son hoy en día el símbolo principal de Baalbek.

 

Templo de Júpiter

 

El Templo de Baco es el segundo templo principal de Baalbek. Más pequeño que el templo de Júpiter, se cree que está dedicado a Baco, el dios del vino. No hay inscripciones que confirmen la identidad de la deidad adorada o que proporcionen una pista sobre la fecha del edificio.

El templo de Baco es uno de los templos romanos mejor conservados del mundo. Sobrevivió sin daños graves a varios terremotos, cambios religiosos del paganismo al cristianismo y al islam, así como su transformación en un calabozo durante el período medieval.

 

Templo de Baco

 

Sus ricos adornos corintios sugieren una fecha de finales del siglo II d.C. A diferencia del Templo de Júpiter, el Templo de Baco fue completamente terminado. Una escalera monumental conduce al podio de piedra en el que se alzan tanto el templo como el pórtico de columnas que lo rodea.

La antecella está adornada con dos hileras de nichos dentro de los cuales una vez hubo estatuas. Otra escalera conduce a la cella, que estaba separada de la antecella por una estructura con forma de dosel porque a los visitantes comunes del templo no se les permitía mirar dentro del Lugar Santísimo. En el lado derecho de la cella hay una cripta donde probablemente se almacenaban vasos de culto.

 

Interior del Templo de Baco

 

Baalbek me resultó un lugar fascinante. El sitio arqueológico es mucho más grande de lo que pensaba, y el estado de conservación es asombroso. He estado en Roma unas cuantas veces, y aún así me sorprendieron estas increíbles ruinas.

Para mi sorpresa, el sitio estaba casi desierto y se podía contar a los turistas con los dedos de una mano. Al igual que durante mi visita a Beirut, no pude evitar pensar en el gran potencial que podría tener Baalbek si no fuera por la desafortunada situación de esta área geográfica. He estado en innumerables ciudades antiguas, pero Baalbek era algo diferente.

 

Viñedos de Ksara

 

Si vienes desde Beirut, en el camino a Baalbek es muy probable que pases por Château Ksara, la bodega más antigua del Líbano. El vino de Ksara es famoso en todo el mundo por su calidad y siglos de historia.

Château Ksara se fundó en 1857 y, desde entonces, ha liderado la producción de vino en el Líbano. Si estás interesado en aprender sobre el vino libanés, la bodega ofrece visitas guiadas de forma totalmente gratuita.

A pesar de que no era parte de mi itinerario, me detuve en la bodega cuando regresaba de Baalbek.

La visita incluyó un documental de 20 minutos que explicaba la historia de la bodega y los métodos de producción que utilizan, así como un recorrido por las históricas cuevas romanas de dos kilómetros, donde se almacena la mayor parte del vino. Al final, puedes unirte a una degustación de una selección de sus vinos, ¡todo gratis también!

 

Château Ksara

Bodegas

Bodegas

Cata de vino en Ksara


¿Es seguro visitar Baalbek?

Debo admitir que, en términos de seguridad, mi visita a Baalbek fue una experiencia extraña, pero en general todo salió bien. Antes de llegar a la ciudad, había puntos de control constantes a medida que avanzaba de una región a otra, aumentando en frecuencia al acercarse a la frontera con Siria. Al parecer, esto es bastante común en el Líbano y, a menos que vean algo sospechoso, simplemente te dejarán continuar sin ningún problema.

La ciudad de Baalbek es claramente más aislada y conservadora que la moderna Beirut y el hecho de que mis compañeros de viaje y yo fuéramos el único grupo de visitantes occidentales me hizo sentir un poco incómodo en cidrtos momentos, especialmente cuando empezamos a escuchar el sonido de disparos en la distancia justo después de que entráramos al sitio arqueológico.

Yo diría que tomando las precauciones necesarias, debería ser perfectamente seguro visitar Baalbek. Después de mi visita, leí algunos informes de incidentes muy aislados en Baalbek, así como algunos arrestos en el área de combatientes del Estado Islámico, principalmente proveniente del otro lado de la frontera con Siria. Sin embargo, no he oído hablar de ningún ataque reciente dirigido a extranjeros.

Dicho esto, no tuve ningún problema durante mi visita y aún así pude disfrutar de mi tiempo en Baalbek y en la región del Valle de Bekaa. Como siempre, puede valer la pena estar atento a los acontecimientos recientes, ya que la situación puede cambiar bastante rápido, pero no me desanimaría a visitar este maravilloso patrimonio mundial.

Todas las opiniones son mías.


Artículos relacionados


¿Te gusta? ¡Guárdalo en Pinterest!