Malmö desde Copenhague: visita de un día a Suecia

Cuando visité Copenhague, me sorprendió lo cerca que estaba de su vecina Suecia. ¡Puedes ver el otro lado de la frontera a través del estrecho de Øresund!

Como tenía suficiente tiempo, decidí cruzar la frontera y marcar un país más en mi lista visitando la ciudad sueca de Malmö. ¡No guardaba muchas expectativas, por lo que resultó ser una excursión de un día muy interesante!


 

La forma más fácil de ir de Copenhague a Malmö es en tren, cruzando el espectacular Puente Øresund de 8 km de largo. El trayecto dura aproximadamente media hora y los trenes salen cada pocos minutos de la estación central de Copenhague, lo que lo convierte en un método de transporte muy conveniente.

A pesar de que ambos países están en la Unión Europea, no te olvides de llevar un pasaporte o algún tipo de identificación contigo. La policía fronteriza me lo pidió dentro del tren, pues los controles han aumentado recientemente ya que la gran mayoría de refugiados llegan a Suecia desde Copenhague.

El tren te dejará en la estación central de Malmö, ubicada a solo unos minutos a pie de las principales atracciones turísticas.

Una buena manera de comenzar a explorar la ciudad es girar a la derecha siguiendo la calle Norra Vallgatan hacia el castillo de Malmö.

El castillo es una fortaleza del siglo XV que pertenecía al rey de Dinamarca, Noruega y Suecia, países que en ese momento eran un reino unificado. Hoy en día, el castillo forma parte de Malmö Museer, una colección de museos donde se puede visitar desde el castillo renacentista más antiguo de la región hasta exposiciones de historia, tecnología e incluso un acuario.

Las entradas tienen un precio de solo 40 SEK para adultos (aproximadamente 4€). Ofrecen descuentos del 50% para estudiantes, y los visitantes menores de 19 años pueden visitar de forma gratuita.

 

Castillo de Malmö

 

No muy lejos del castillo de Malmö, puedes ver uno de los símbolos de la ciudad, el Turning Torso.

Este rascacielos neo-futurista, diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava, es el edificio más alto de Escandinavia, llegando a los 190 metros.

 

Turning Torso

 

La ciudad de Malmö también es famosa por sus parques. Con un total de 16 parques, Malmö es una de las ciudades más verdes de Escandinavia. Tres de los principales parques están ubicados en el centro de la ciudad y son el lugar perfecto para un paseo relajante.

Si vienes desde castillo, no puedes perderte Slottsparken con su hermoso Slottsmöllan: el molino del castillo.

 

Molino del Castillo en el Slottsparken de Malmö

 

De vuelta al centro de la ciudad, podrá disfrutar de algunos ejemplos muy bien conservados de la arquitectura sueca.

Una de las plazas más encantadoras es Lilla Torg. En el siglo XVI, esta era la plaza del mercado, y puedes encontrar varios edificios que datan de estos tiempos. Los edificios alrededor de la plaza crean un patio cerrado que es extremadamente animado, lleno de cafés y restaurantes al aire libre para todos los gustos (¡y presupuestos!).

 

Lilla Torg

 

A la vuelta de la esquina, llegarás a Stortorget, una histórica plaza del mercado también del siglo XVI. Con más de 2500 metros cuadrados, es la plaza más grande y también la más antigua de la ciudad.

Justo en el centro, puedes encontrar la estatua ecuestre del rey Karl X Gustav, famoso por conquistar y unir algunas de las antiguas provincias danesas al Imperio sueco.

El edificio más notable es el Malmö Rådhus, el ayuntamiento. Se terminó en 1547 cuando Malmö era una de las ciudades más grandes e importantes de Escandinavia.

 

Ayuntamiento de Malmö en Stortorget

 

Justo detrás de Stortorget se encuentra la iglesia Sankt Petri, una construcción gótica del siglo XIV y el edificio más antiguo de Malmö.

El interior tiene un hermoso púlpito hecho en piedra, y aunque las pinturas murales originales en las paredes se perdieron con el paso de los años, una de las capillas aún tiene decoraciones muy ricas del siglo XVI.

 

Iglesia Sankt Petri

 

La ciudad de Malmö puede no ser el lugar más espectacular que se puede visitar en Escandinavia, especialmente si se compara con Copenhague o Estocolmo, pero personalmente, fue una agradable sorpresa.

El casco antiguo, con sus calles empedradas y callejuelas estrechas, es extremadamente encantador y pintoresco. También es muy interesante ver cómo lograron integrar la arquitectura moderna respetando el patrimonio y las áreas verdes que caracterizan a Malmö.

Si tienes tiempo libre durante tu viaje a Copenhague, ¡definitivamente deberías considerar visitar esta ciudad vecina aunque solo sea por unas horas!

 

¿Te Gusta? ¡Guárdalo en Pinterest!