La Pirámide Escalonada de Sakkara y las Grandes Pirámides de Guiza

El primer día de mi tour en Egipto incluía sin duda lo más destacado de cualquier viaje a Egipto: explorar las fascinantes pirámides. Nuestra visita comenzó en Sakkara, la primera capital de Egipto y famosa por su pirámide escalonada construida por el rey Zoser.

Después de visitar la que se considera que fue las primera pirámide jamás construida, nos dirigimos a la única de las 7 maravillas del mundo antiguo que aún permanece en pie: las Grandes Pirámides de Guiza (Keops, Kefrén y Micerino). Pero, ¿cómo es realmente explorar uno de los patrimonios mundiales más importantes?


Cómo visitar las pirámides

 

La visita a Sakkara y las Grandes Pirámides de Guiza fue el comienzo de mi tour Essential Egypt con Travel Talk Tours, que duró un total de 9 días y cubrió los aspectos más destacados de Egipto de norte a sur. Puede encontrar el itinerario completo en mi post Egipto esencial en 9 días: itinerario, llegada y primeras impresiones de El Cairo.

Si visitas por tu cuenta, lo cual no recomiendo ya que la experiencia con un guía es inigualable, la mejor opción para visitar tanto Sakkara como a las Grandes Pirámides es contratar un taxi, ya que el transporte público en Egipto no es ideal. Sin embargo, los taxis son bastante baratos, y los conserjes de tu hotel estarán encantados de organizarte uno que incluya tanto Sakkara como Guiza en el mismo día.

La tarifa de entrada para visitar Sakkara es de 150 libras egipcias (aproximadamente 8€), mientras que el complejo de Guiza cuesta 160 libras egipcias (aproximadamente el mismo precio). Si deseas acceder a la Gran Pirámide, esta tiene una tarifa adicional muy elevada de 360 libras egipcias (aproximadamente 18€). Recomiendo acceder a una de las pirámides más pequeñas en Sakkara, que tienen una decoración mucho más impresionante y solo cuesta 80 libras egipcias (aproximadamente 4€).

 

Sakkara

 

Después de un opulento desayuno en el Oasis Hotel Pyramids en El Cairo, abordamos nuestro autobús para realizar un corto trayecto de 50 minutos hasta Sakkara.

Nuestra primera visita sería la pirámide escalonada de Sakkara, conocida por ser la primera pirámide construida en Egipto. Para mi alegría, el complejo estaba completamente vacío; los miembros de nuestro grupo fueron los únicos visitantes que nos encontramos esa mañana.

 

Pirámide Escalonada de Sakkara

 

El complejo de la pirámide escalonada fue construido alrededor del 2700 a.C. por el rey Netjerikhet, también conocido como Zoser.

El complejo es la pirámide funeraria más grande de la ciudad de Sakkara, la primera capital del antiguo Egipto. Se considera una fase esencial en la evolución de las tumbas reales hasta que alcanzaron la famosa forma piramidal que podemos ver en Guiza.

Un muro exterior de piedra de 10m de altura rodea todo el complejo. Incluye un patio de entrada con el Patio de las columnas, compuesto por cuarenta columnas en dos filas separadas. También tiene un patio abierto con la pirámide escalonada de 60m de altura en el medio, la tumba sur, la casa del sur y la casa del norte. Finalmente, el patio del Heb Sed y sus capillas, con el Templo Funerario y la sala del pozo.

 

Muro protector

Patio de las columnas

Patio

 

La pirámide escalonada de Saqqara es la primera pirámide construida. Fue accedida por primera vez por Heinrich von Minutoli en 1821, y más tarde continuó siendo excavada hasta 1935.

El propósito de la pirámide iba más allá de ser solo una tumba, fue construida para permitir que el rey tuviese una vida exitosa en la otra vida. Se dice que su particular forma escalonada, que no sobrevivió a la 3ª dinastía, representa una corona en una forma que permitiría la ascensión del rey al cielo.

 

Pirámide Escalonada

 

Uno de los aspectos más destacados de Sakkara es visitar el interior de una tumba ricamente decorada en una de las pirámides más pequeñas.

Este complejo, conocido como el Complejo Funerario del Rey Unas, fue construido para el último rey de la Quinta Dinastía alrededor del 2350 a.C. Está formado por todos los componentes del complejo funerario real: una pirámide, el templo funerario, el pasaje ascendente y el Templo del Valle.

Si bien muchos turistas prefieren acceder al interior de la Gran Pirámide de Guiza, la verdad es que allí no hay mucho que ver dentro. La pirámide en Sakkara es una opción mucho mejor si quieres ver cómo era realmente una tumba y el interior de una pirámide.

 

Vistas desde el Complejo Funerario del Rey Unas

 

Se accede al interior de la pirámide desde un corredor descendente muy estrecho. El interior está dividido en tres secciones: una sala en el medio, tres pequeños almacenes y la cámara funeraria.

El interior es simplemente impresionante, con paredes completamente cubiertas de jeroglíficos y ricas pinturas que han permanecido intactas durante miles de años. Se trata de textos religiosos que ayudan al rey fallecido en su resurrección, guiándolo para alcanzar al dios sol Ra en el cielo.

Algunas secciones de las paredes han sido talladas tan delicadamente que los dibujos no se pueden ver a simple vista. Necesitarás una antorcha para crear un efecto de sombras que te permitirá ver las formas levemente talladas. Un efecto increíble que no se puede entender hasta que lo veas por ti mismo.

Técnicamente, está prohibido tomar fotos en el interior. Sin embargo, los guardias que están dentro te animarán a tomar fotografías (a veces con la esperanza de obtener una propina), así que decidí tomar un par de fotos, siempre sin flash, por supuesto.

 

Interior de una pirámide


Las Grandes Pirámidies de Guiza

 

Después de un montón de tiempo libre para disfrutar de Sakkara sin ningún otro turista, nos dirigimos de regreso a El Cairo para visitar el monumento más famoso del antiguo Egipto: las tres Pirámides de Guiza.

Un viaje de 50 minutos nos llevó hasta la entrada principal del complejo, que ya ofrecía una vista increíble de la Gran Pirámide.

 

Gran Pirámide de Guiza

 

El complejo piramidal de Guiza es un sitio arqueológico compuesto por tres pirámides construidas para la necrópolis de la Cuarta Dinastía del Antiguo Reino. Incluye las tres Grandes Pirámides: Keops, Kefrén y Micerino, así como la famosa Gran Esfinge y varios otros cementerios.

Las pirámides fueron construidas para guardar los restos de los faraones fallecidos que gobernaron el antiguo Egipto hace más de 4.500 años. Las pirámides también servían como almacenamiento de múltiples elementos que los faraones necesitarían en la otra vida, permitiéndoles alcanzar el nuevo mundo.

 

Pirámide de Kefrén

 

Las pirámides siempre han estado rodeadas de un aura de misterio, ya que hasta hoy no se tiene completa certeza de cómo fueron construidas.

Algunas teorías muy excéntricas aseguran que fueron construidas por extraterrestres, pero estas teorías fueron obviamente negadas rápidamente por nuestro guía. Según él, las piedras fueron movidas y apiladas una encima de la otra utilizando grandes trineos empujados por grupos de trabajadores.

Algunas otras teorías afirman que las piedras superiores se colocaron mediante el uso de arena y toboganes. Para ello se creaba una montaña de arena que permitiera deslizar las piedras hasta esa altura, una vez que ya se hubiera construido la base de la pirámide. La arena se removería más tarde, dejando la estructura en pie por sí sola. Fascinante, ¿verdad?

 

Vista de la Gran Pirámide de Guiza

 

Las Tres Pirámides de Guiza son el único monumento en pie de las 7 Antiguas Maravillas del Mundo, que incluía los Jardines Colgantes de Babilonia, la Estatua de Zeus en Olimpia (Grecia), el Templo de Artemisa en Éfeso (Turquía), el Mausoleo en Halicarnaso (Turquía), el Coloso de Rodas (Grecia) y el Faro de Alejandría, también en Egipto.

Después de la elección de las Nuevas 7 Maravillas del Mundo en 2014, las Tres Pirámides de Guiza obtuvieron el estatus de honor. Hasta hoy, son una de las construcciones más antiguas, construidas hace más de 4,500 años.

 

Vista de la Pirámide de Kefrén

 

Estar al lado de construcciones tan grandes y antiguas fue una experiencia impresionante. Todos en algún momento han soñado con visitar las Grandes Pirámides de Egipto, y finalmente verlas con mis propios ojos fue definitivamente un sueño hecho realidad.

Sin embargo, como sucede con los monumentos más famosos, también viene con algo de decepción. Al contrario que en Sakkara, las pirámides de Guiza estaban completamente llenas de visitantes. Mi viaje fue al final de las celebraciones del Ramadán, por lo que miles de familias y grandes grupos escolares también decidieron visitar las pirámides ese día.

Si bien las multitudes no siempre me molestan, fue bastante molesto ver a muchos turistas subiendo a las pirámides, aunque está estrictamente prohibido. A ninguno de los guardas de seguridad parecía importarle. Como con la mayoría de las cosas en Egipto, puedes hacer lo que quieras siempre que dejes una propina a quien esté cuidando del complejo.

Pero si algo me sorprendió acerca de las pirámides de Guiza es que están ubicadas prácticamente en el centro de la ciudad. Mientras que hace siglos este pudo haber sido un lugar aislado, hoy en día la creciente ciudad de El Cairo ha engullido las pirámides. Si vas a un punto alto, es posible ver todo el horizonte de El Cairo sin mucha dificultad.

 

Turistas en la Gran Pirámide

 

En nuestra visita tuvimos mucho tiempo para pasear por las pirámides. La verdad es que, por muy interesantes que sean, no tienen mucho que ofrecer aparte de tomar increíbles fotografías. Nuestro guía nos dio la opción de acceder al interior de la Gran Pirámide, sin embargo, decidí no unirme a la visita.

Por lo que he oído, el interior de la pirámide es bastante decepcionante, ya que está bastante vacío. La pirámide en Sakkara ofrece un interior mejor decorado, así que me conformé con ver su interior. Además, preferí usar el tiempo limitado que tenía para disfrutar las pirámides y tomar algunas fotografías en lugar de pasar la mayor parte del tiempo haciendo cola para acceder al interior. El precio exorbitante de 360 libras egipcias (aproximadamente 18€), tres veces más caro que el complejo de Guiza en si, tampoco ayudó.

Después de que todo nuestro grupo se hubiera reunido, nos llevaron a un mirador panorámico que ofrecía excelentes vistas de las 3 pirámides.

 

Mirador

Mi grupo de Travel Talk Tours

Pirámide de Micerino

 

Una de las partes más entretenidas de nuestra visita fue el paseo en camello. Nuestro guía organizó un descenso de 20 minutos desde el punto de vista panorámico para regresar a las pirámides y, aunque al principio tenía algunas dudas, terminé uniéndome.

Generalmente evito cualquier tipo de actividades que involucren animales por razones obvias, sin embargo, los camellos en Egipto son, en la mayoría de los casos, la fortuna de sus cuidadores. Por este motivo son muy valorados y, en general, muy bien tratados, al menos en Guiza.

 

Montando a camello

 

Montar a camello definitivamente no es una experiencia cómoda, pero a pesar de todo es bastante divertido. Las vistas de las pirámides desde el camello fueron increíbles.

Si decides montar en camello, asegúrate de acordar un precio por adelantado. También asegúrate de si están dando el precio en libras egipcias o en libras esterlinas, ya que pueden darte lo que parece un valor muy bajo y al final del viaje dicen que estaban dando el coste en libra esterlina, lo que te cuesta 20 veces más caro.

 

Descendiendo a las pirámides en camello


La Gran Esfinge de Guiza

 

Nuestra última parada en Guiza fue su famosa Esfinge.

Construida en piedra caliza, esta estatua de 20m de altura representa la criatura mítica con cabeza humana y cuerpo de un león. La Gran Esfinge de Guiza es la escultura monumental más antigua de Egipto, y se cree que su rostro representa al faraón Kefrén.

Restaurada a lo largo de los años, la estatua también es famosa porque le falta la nariz. Hay muchas historias que explican cómo podría haber desaparecido la nariz, incluso que fue destruida por balas de cañón disparadas por Napoleón Bonaparte, mientras que otras historias culpan a los mamelucos o los árabes.

No mucha gente lo sabe, pero a la Esfinge también le falta una barba ceremonial faraónica que se cree que se añadió años después de su construcción.

 

Gran Esfinge de Guiza

 

La Gran Esfinge de Guiza es un símbolo icónico de Egipto, y como tal, la cantidad de turistas durante mi visita era insoportable. El área de observación es bastante pequeña para un monumento tan importante, y los cientos de personas gritando, empujando y tratando de tomar la famosa foto besando a la Esfinge arruinaron un poco la experiencia.

Afortunadamente, este fue el único lugar con tantos turistas durante mi visita a Egipto.

 

Esfinge y la Gran Pirámide de Guiza

 

Después de visitar las pirámides y la Esfinge, regresamos a nuestro autobús y partimos hacia nuestro próximo destino: Luxor.

Las distancias en Egipto son inmensas, y esta etapa del viaje fue especialmente larga: más de 8 horas hacia el sur hasta que llegamos a la antigua capital del país. No olvides traer un buen libro o comprar una tarjeta de teléfono con Internet, ya sea en el aeropuerto como lo hice yo o con el guía turístico / representante de Travel Talk. ¡Lo agradecerás durante los largos viajes que encontrarás casi todos los días!

Finalmente llegamos al lujoso hotel Steigenberger Nile Palace ya pasada la medianoche. Al día siguiente, exploraríamos el lado oeste de Luxor, incluyendo el espectacular Valle de los Reyes y el Templo de la Reina Hatshepsut, la primera mujer faraón de Egipto.

 

Travel Talk Tours fueron muy amables de patrocinar parte de mi viaje, pero como siempre, todas las opiniones son mías.


Artículos relacionados


¿Te gusta? ¡Guárdalo en Pinterest!

Embed Block
Add an embed URL or code. Learn more